homenajeazpeitiaEl 27 de diciembre de 2012 a las 12h del mediodía tuvo lugar en el salón de actos del IAACC Museo Pablo Serrano, una ceremonia presidida por el Director General de Patrimonio, Javier Callizo, quien dio la bienvenida al numerosísimo público que abarrotaba la sala, y felicitó a la Asociación Aragonesa de Críticos de Arte (AACA) por la doble celebración para la que nos habíamos reunidos.

Efectivamente, el acto público tuvo dos partes, la primera de las cuales consistió en la entrega de los premios AACA 2012. El presidente en funciones de AACA, Manuel Pérez-Lizano, fue llamando al estrado a cada uno de los premiados, explicando las diferentes categorías de nuestros premios anuales, consistentes en un diploma diseñado por nuestro compañero el pintor y crítico de arte Fernando Alvira:

La joven Gema Rupérez Alonso recogió de manos de nuestra vicepresidenta en funciones, Desirèe Orús, el Premio al artista aragonés o residente en Aragón menor de 35 años más destacado por su proyección artística, por su exposición en la Casa de la Mujer en Zaragoza.

Carmen Aguaroz recogió, en nombre de Rafael Ordóñez, el Premio a la mejor publicación sobre arte contemporáneo de autor o tema aragonés, otorgado al catálogo "Aransay, maneras de pintar", publicado por el Ayuntamiento de Zaragoza con motivo de la exposición homónima en la Lonja. Le entregó el diploma Fernando Alvira, tesorero en funciones de AACA.

Alberto Andrés recogió el Premio a la mejor labor de difusión del arte aragonés contemporáneo, al certamen y feria CERCO de Cerámica Contemporánea, organizados en 2012 por gran diversidad de espacios de Zaragoza, Muel y Teruel. Le entregó el diploma nuestra vicepresidenta en funciones, Desirèe Orús. María Jesús Buil recibió el Premio al mejor espacio expositivo sobre arte contemporáneo, a la galería de arte La Carbonería de Huesca. Le entregó el diploma Fernando Alvira, tesorero en funciones de AACA.


Y finalmente nuestro presidente en funciones, Manuel Pérez-Lizano, entregó a Pilar Moré el Gran premio al más destacado artista aragonés contemporáneo objeto de una gran exposición, por su exposición retrospectiva en el Museo Ibercaja Camón Aznar.
La segunda parte fue un homenaje a nuestro presidente-fundador, Ángel Azpeitia Burgos, con motivo de sus cincuenta años en la profesión de crítico de arte. Para celebrarlo, se presentó al público un libro titulado Ángel Azpeitia: Historiador y Crítico de Arte. Intensidad radial: 1933-2012, publicado por la editorial Aladrada, con la colaboración económica de muchos de sus amigos.  Habló en primer lugar Carlos Serrano, en nombre de la editorial, agradeciendo la iniciativa del artista Paco Rallo, de quien partió la idea, la organización del proyecto y el diseño del libro. Luego intervino el autor, Manuel Pérez-Lizano, quien comentó la estructura del libro, definiéndolo como una labor coral, puesto que además de su propio estudio reúne textos-homenaje de muchos autores. El homenajedo, Ángel Azpeitia, dio las gracias a todos con palabras emocionadas, señalando el mérito de los artistas, compañeros críticos, familiares y público en general por haberle distinguido con tantos homenajes y pruebas de cariño. Por último, Javier Callizo, Director General de Patrimonio, cerró con su intervención este acto público.

Aunque la celebración no acabó allí, pues unos cuantos continuamos festejando a los premiados y el homenajeado con un banquete en un asador cercano al museo. También en este caso se desbordaron nuestras previsiones, y aunque habíamos reservado un salón para setenta personas se nos quedó pequeño, de manera que algunos comensales tuvieron que instalarse en sala aparte.

Ojalá se nos perdonen los fallos de organización, pues todos guardamos un gran recuerdo de ese día, que es lo que importa. Y que tengamos ocasión de más celebraciones de este tipo.

El libro Ángel Azpeitia: Historiador y Crítico de Arte. Intensidad radial: 1933-2012 es lo que va a quedar para la posteridad como testimonio del homenaje a quien durante cincuenta años ha sido crítico de arte en las páginas de Heraldo de Aragón pero también, no se olvide, ha ejercido una gran labor de divulgación social del arte contemporáneo como profesor de Historia del Arte en el Instituto Superior de Estudios Especiales, en la Escuela de Artes Aplicadas de Zaragoza, del Colegio Universitario de Huesca, y en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. Muchos de los que abarrotábamos el salón de actos del Museo Pablo Serrano el día de la presentación del libro habíamos sido alumnos suyos, incluso el editor, Carlos Serrano, y el propio Director General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Javier Callizo. Por eso a mí me hizo mucha ilusión que en sus emocionadas palabras el homenajeado comenzase aludiendo, con unos versos machadianos, a su última clase, que impartió con motivo de su jubilación en un acto también muy concurrido organizado por el Departamento de Historia del Arte de la Universidad. No son pocas las alusiones a su magisterio y a sus publicaciones histórico-artísticas en este libro, donde por supuesto se concede especial atención al trabajo que como crítico de arte ha desarrollado Ángel Azpeitia con sus reseñas de exposiciones, sus comisariados y escritos para catálogos. Pero son muchas otras las curiosidades que sobre el protagonista descubrirá el lector del libro,  empezando por los orígenes bilbilitanos de su familia, la profesión médica de su padre, sus amistades y juegos infantiles favoritos, o sus primeros trabajos y aficiones, desde la grafología o la hipnosis a la poesía, el teatro y el cómic. En definitiva, se trata de una presentación de una personalidad poliédrica desde múltiples puntos de vista, sobre todo porque  el ensayo repleto de informaciones firmado por Manuel Pérez-Lizano está complementado por muchos otros testimonios de amigos, colegas y profesionales de diferentes medios artísticos, académicos e incluso políticos. Además, aunque en el libro no aparezca un listado nominal de los que han participado económicamente, es importante aclarar que este libro no ha recibido ninguna subvención oficial, pues su publicación se ha planteado como un regalo personal que le hemos hecho al homenajeado unos cuantos amigos pagando por subscripción una considerable cantidad económica, que finalmente ha sido complementada por la Asociación Aragonesa de Críticos de Arte, según decisión unánime tomada en nuestra asamblea anual ordinaria de 2012.


Jesús Pedro Lorente
Secretario en funciones de AACA

VISITAS AECA

2776396
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
202
1454
4202
2752869
28815
48007
2776396
Our website is protected by DMC Firewall!