Fernando de Aragón

 

Concha Pelayo

En enero de 2016 se cumplirá el quinto centenario de la muerte del rey Fernando II de Aragón, llamado el Católico, vigésimo en la línea de la monarquía aragonesa.

Con tan fausto motivo, en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza, se exhibe una muestra dedicada al rey Fernando donde se pueden contemplar elementos de gran valor histórico que abarcan desde numerosos retratos del rey, de la reina Isabel, joyas, miniaturas, cerámicas, orfebrería, armas, esculturas, textiles, hasta un número de ciento cincuenta obras, procedente todo ello del propio reino de Aragón, Francia, Italia, Ciudad del Vaticano, Reino Unido, Austria, Alemania, Holanda, así como del resto de España.

Esta es la primera vez que se pueden contemplar, juntos, todos los retratos individuales pintados del rey Fernando, ejemplares de Windsor, Poitiers, Viena, Berlín y Londres.

 

 

 

 

Fernando de Aragón

Se pretende, con esta muestra, dar a conocer la dimensión universal del monarca, cuya destacada personalidad marcó un hito en la historia europea. Un rey ejemplar que a nadie dejaba indiferente y a quien admiraban y amaban, tanto el pueblo como cualquiera de sus colaboradores. Todos los que se acercaban a él se sentían atraídos por el monarca. Influyó, sin duda, la personalidad de la reina Isabel que supo imponer su criterio y se involucraba en todas las decisiones que afectaban a la corona. El rey Fernando dejó patente tanto el respeto como la admiración y el amor que profesaba a la reina en un fragmento de la carta que dirige a su esposa fechada en mayo de 1475 y que también se puede contemplar en la muestra. Reza así:

“MI SEÑORA, POR LO MENOS AHORA BIEN SE ENTIENDE QUIÉN SE APIADA MÁS DEL OTRO, PORQUE SI VUESTRA SEÑORÍA NO ME ESCRIBE Y ME HACE SABER COMO ESTÁ DE ALEGRE, NO PUEDO DORMIR, TANTOS SON LOS MENSAJEROS QUE ALLÍ TENEMOS Y QUE VUELVEN SIN CARTAS Y NO SERÁ POR FALTA DE PAPEL NI POR NO SABER ESCRIBIR, SINO POR MENGUA DE AMOR Y POR DESDÉN, PUES VOS ESTÁIS EN TOLEDO Y NOSOTROS POR ALDEAS. PERO ALGÚN DIA TORNAREMOS AL AMOR PRIMERO, Y SI NO LO HICIESE VUESTRA SEÑORIA, DEBE ESCRIBIR Y HACERME SABER CÓMO SE HALLA”.

La muestra, organizada por el Gobierno de Aragón, se articula en torno a cuatro ámbitos que recrean al propio rey y aspectos de la sociedad de su tiempo: La conciencia de un linaje, El centro de una gran constelación, Un mundo interior de contrastes y El reconocimiento de Fernando II de Aragón como monarca universal.

El pueblo aragonés en particular y el español en general, deben aprovechar esta conmemoración histórica y universal para recuperar la memoria de una época que sirvió para integrar el potencial de la Península Ibérica durante la Edad Media dirigida hacia la Modernidad de la que todos somos herederos.

Cabe destacar el espacio donde se desarrolla la exposición, el Palacio de la Alfajería, un edificio de arquitectura musulmana, construido en el siglo XI cuando España estuvo dominada por los árabes y éstos construían los más importantes edificios de arte musulmán.

 

Fernando de Aragón

El Palacio lo mandó construir Al-Muqtadir como residencia de los reyes hudíes de Saraqusta. Era palacio de recreo y se llamaba Palacio de la Alegría, “Qasr –Surur”.

Introducirse por las filigranas de su estructura es pasear por la historia de un tiempo remoto cuando España era ejemplo de convivencia de culturas tan dispares. Este Palacio de la Alegría, denominado así por su propio rey, fue el principal receptor de los emotivos versos que el monarca le dedicó y el eco fue el encargado de transportarlo a través de sus estancias.

La muestra se inauguró el día 10 de marzo y contó con la presencia de los reyes de España, Felipe VI y Letizia. Finaliza el 7 de junio.

Concha Pelayo

Miembro de AICA

DMC Firewall is a Joomla Security extension!