L.M.A.

 Madrid, 01.04.17 .- La nana de Shada es elEn la Galería Magnolia Fines Arts hemos tenido la ocasión de contemplar recientemente una exposición de escultura de Joaquín García Donaire. Se trataba de unas veintena de obras sobre el tema del amor, uno de los tantos aspectos vitales sobre el cual este escultor, enamorado de la vida, había dirigido su atención.
La exposición congregó el interés de críticos, coleccionistas, también de curiosos, más sobre todo de los artistas, muchos de ellos amigos.
Era interesante y daba que pensar ese reencuentro de tantos artistas la mayoría de los cuales había vivido y compartido una misma época con Donaire, toda una generación que ahora, cambiados los gustos y los intereses de nuestra sociedad, se ha quedado olvidada o más bien desconocida: una generación suspendida en el aire.
Como el mismo escultor, cuyas obras se exponían, aquellos eran unos artistas de formación rigurosa, de claros criterios y de calibradas autocríticas.
Y así es también la obra de García Donaire, una obra detrás de la cual esas cualidades no afloran pero se revelan como imprescindibles en la realización de su trabajo. En efecto en Donaire pudimos encontrar una constante y absoluta autoexigencia unida al inacabable afán de perfeccionamiento siempre acompañado con la huida tanto de la facilidad de la anécdota, como de la intromisión de cualquier concepto ajeno a la esencia del lenguaje escultórico. Pues, aunque actualmente se admite como escultura cualquier objeto que se desarrolle en tres dimensiones, lo cual da pie a toda cavilación sobre el mismo y a cuanto puede venir expresado conceptualmente, muy diferente y quizá más difícil de comprender es el propio lenguaje escultórico. En efecto, desde el valiente atrevimiento rompedor de Duchamp con su famosa fuente, que tanto ha aportado al arte del siglo XX rompiendo moldes ya obsoletos, el criterio de lo que es escultura se ha ido amplificando hasta su actual agotamiento llegándose al actual momento del todo vale. Pero igual a cuanto ha sucedido en otros momentos de la historia del arte haya llegado ya el momento de volver a lo que son las fuentes del arte y, en este caso, del criterio escultórico

Donaire mismo recordaba frecuentemente esa frase del gran escultor que fue Arturo Martini; La escultura, lenguaje incomprendido.
Para comprenderlo, delante de las obras de Donaire, deberemos mirar más allá de esa realidad figurativa que iba plasmando en sus trabajos pues no se trataba de ninguna concesión a la facilidad de lo anecdótico sino solo el pretexto formal sobre el cual el artista iba plasmando su lenguaje escultórico.
Me preguntó recientemente una amiga: ¿pero qué entiendes por lenguaje escultórico? Es cierto, cuando se habla en general del lenguaje nuestra mente se dirige automáticamente hacia la palabra, el discurso o algún texto escrito. Y fue eso precisamente lo que me ayudó a clarificarle lo del lenguaje escultórico. Pues, igual que el escritor va perfilando en sus trabajos sus conceptos, su propia forma de expresión, lo que dá carácter personal a su escrito, también el escultor va perfilando en su obra su personalidad y su criterio. Igual que un escritor tiene que cernirse a la gramática, un músico al solfeo, así también el escultor tiene sus parámetros para concretar su quehacer artístico: la contundencia o no de sus formas, el volumen o los volúmenes, su rotundidad o su estilización que puede llegar casi a la ausencia de los volúmenes –pensemos en Giacometti, más la composición con el ritmo y los espacios tanto internos como externos..


Amantes es un ejemplo bien claro de lo que el lenguaje escultórico era para Joaquín García Donaire porque, más allá del abrazo amoroso visto desde la misma sexualidad, es sobre todo la composición de la obra, la tensa composición de los cuerpos de estos amantes, el juego de sus brazos y piernas, así como la densidad inherente a estos volúmenes y formas lo que le da valor
escultórico a esta obra.
Pero miremos ahora a Enamorados esa obra en que las dos figuras, menos rotundas en cuanto al volumen, parecen casi reducirse a unas sencillas siluetas, allí es el ritmo –otro elemento tan esencial en la composición lo que sostiene el gran canto de lo representado, al mismo tiempo que los espacios, tanto internos como externos, sostienen y empujan a lo alto la escultura misma.
Se miren cómo se miren los trabajos de Donaire siempre podremos encontrar y gozar en ellos de esa misma presencia, ese do sostenido, que es el gran canto secreto latente en su obra. Pero un canto, desde luego, que tristemente es tan poco entendido así como poco se entiende la ESCULTURA misma: lenguaje incomprendido.

VISITAS AECA

1672478
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
78
1128
1206
1651840
33443
34594
1672478
DMC Firewall is a Joomla Security extension!