Satoru Yamada

AECA, AICA

 El museo Tokio-to Bijutsukan, Tokio Metropolitan Art Museum, inauguró la exposición “Miru, Shiru, Kanjiru - Gendai no sho (Cotemprar, saber, sentir, - caligrafía japonesa actual)” el 18 de noviembre. Desde hace mucho tiempo los japoneses no han cogido el pincel y la tinta china en la vida cotidiana. Para el japonés eran puras herramientas para escribir, sin embargo el momento actual el bolígrafo o el ordenador los sustituyen perfectamente. ¿Entonces qué sentido tiene la caligrafía? ¿Los calígrafos tienen que insistir en la legibilidad u olvidando escribir la letra, tienen que perseguir la expresión interior del artista? La tarea que tiene por delante el mundo de la caligrafía es grande.    

        Chiba Sōgen, calígrafo que participa en esta exposición, me comenta: “La caligrafía ya no podrá tener función para la comunicación. La caligrafía va a encargarse de la expresión del “yo” de los calígrafos”.

      En la muestra hay 6 calígrafos que buscan la respuesta a este desafío. Uno escribe la letra tenazmente, aunque introduce una iniciativa. Otro, abandona la letra identificable y, deformándola instintivamente, “escribe” plástica artística. La exposición es muy útil para observar el movimiento de los calígrafos que buscan el sentido de caligrafía en el mundo actual.

       La curadora de la exposición Tamura Yorie me cuenta: “Hay distintas formas de pensar, por eso la caligrafía no va en una dirección específica. Según el objetivo de los calígrafos, este mundo se fraccionará.”

 

     Chiba tiene dos obras en la exposición. Una es la obra llena de frases de los artículos del terremoto del 2011. Chiba es de Isinomaki, región Tōhoku, atacada por el tsunami. Él mismo es un afectado de aquel tsunami. El calígrafo estaba en Tokio, pero el tsunami arrasó toda la obra guardada en su casa. Después de dos semanas, volvió a Ishinomaki y contempló la zona catastrófica. La ciudad estaba llena de escombros. Ese recuerdo es lo que refleja su obra caligráfica: “Me di cuenta durante la realización de que la gente ya había olvidado el tsunami, porque estaba preocupada por el centro nuclear.”

    En aquel momento yo estaba en Madrid. Mucha noticia falsa o equivocada corría en Madrid y no podía ver otras imágenes aparte de la del horrible tsunami. La situación me obligó a tener la imaginación negativa sobre el estado de Japón y eso me quitaba el sueño. La obra evidencia mi situación en aquel momento. El “tsunami” de la letra me atacaba. El calígrafo expuso la obra en Sendai, una cuidad afectada por el terremoto y el tsunami también. Me reconoció que el diez por ciento de los espectadores la criticó negativamente, diciendo que les recordaba la tragedia directamente, pero tenemos que enfrentarnos a la huella de aquella tragedia: afectados que han perdido la casa, el centro nuclear de Fukushima y sus perspectivas poco halagüeñas, etc. No debemos apartar la mirada de la realidad.

   La obra es muy simple y fuerte, por eso apela a los espectadores de manera rotunda. Una vez frente a la pieza, leemos dos o tres líneas, luego retrocedemos para captar la imagen entera. No hace falta leer todo. Entendemos lo que expresa.

    La otra es la aurora polar roja en la oscuridad del negro azabache. Sorprendentemente Chiba me asegura que es un tipo de caligrafía, que es la expresión de la línea de pincel.

     La curadora también me comenta que los espectadores pueden entender a través de la línea que el calígrafo recibe el estímulo de los cinco órganos de los sentidos por el trabajo, que es el verdadero encanto de la caligrafía. La “caligrafía japonesa” ha llegado a ser abstracta.

  La obra expresa la aurora, pero yo la interpreté como el símbolo de la tragedia en la parte negra y la vida en la esfera roja. No sólo por los colores, la ubicación de la obra junta a la del “tsunami” me indujo a esta interpretación.

     A mi entender, ambas obras nos transmiten la realidad de la tragedia y el resurgimiento de la vida que la vence. Son homenaje a la región afectada de Tōhoku y las expresiones abstractas magnificas. Tamura cree que en realidad no será importante la cuestión de si es letra o no, por lo menos para los espectadores.

    Esta exhibición nos da la oportunidad de ver la nueva etapa de la caligrafía japonesa.

 

Foto  Obra del “tsunami” Foto  Obra de la aurora, Foto. Chiba y Tamura

VISITAS AECA

2688407
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
555
1547
555
2666872
40127
45130
2688407
Our website is protected by DMC Firewall!