Emilia de Dios, AECA

 

Original, especial, distinto, peculiar, didáctico, estuvo ayer nuestro compañero Alfonso de la Torre, en el Centro Cultural del Distrito de Moncloa-Aravaca, en el ciclo de conferencias que promueve en colaboración con AECA. Su cometido era el de acercarnos a la abstracción y explicar su génesis. Y lo hizo con la técnica del collage, uniendo fragmentos de formas, sonidos y colores para tejer un mosaico, que nos facilita el sentimiento de esa expresividad pura.

Su manera fue harto sencilla y seductora. Comenzó poniendo al auditorio en situación haciéndole oír la música de Django Reinhardt, el gitano belga que metió el duende en el jazz. Siguió con la película, que realizó Brancusi de su viaje a París, para facilitar el acercamiento a la morosidad y estilización brancusianos.

Y siguió por los derroteros de Duchamp, un maestro en componer y descomponer, para viajar por ese panorama de la abstracción, donde Rothko puso sus naves de colores para navegar por la materia del color, creando un idiolecto único e inconfundible. Allí estuvieron presentes también: Mallarmé, Leger, Picasso, Dalí...

Y lo hizo con imágenes y libros, citando textos y opiniones de Kandinsky, “De lo espiritual en el arte”; Alfred H. Barr, Jaime Gil de Biedma y otros teóricos y poetas que tanto tuvieron que ver con la familiarización de la abstracción. Ofreció un repaso al panorama internacional, decantándose más tarde por la vertiente española, que comienza en París.

 

Puso el viaje como emblema de ese tiempo nuevo y necesario para el artista. El paseo meditativo, la figura del flaneur de sabor bodelariano. El viaje de muchos creadores europeos hacia Paris, entre ellos los españoles, en la década de los 40/50: Palazuelo, August Puig, Chillida, Feito, Farreras, Sempere, Salvador Victoria...

Se detuvo en Millares y en otros miembros del grupo El Paso; en Palazuelo, como especialista de su obra que es; y en todos los que intervinieron en el milagro de Cuenca, por lo que generaron, entre otros el Museo de Arte Abstracto Español: Zóbel, Gerardo Rueda, Torner, Antonio Lorenzo... Otra suculenta lección acerca del arte con una redacción que no es la que está en los Manuales. Un paseo con la intención de enseñar deleitando.

Antes, Tomás Paredes, expuso las líneas de investigación de Alfonso de la Torre: la rehabilitación del escaparatismo de calidad, los catálogos razonados, los años claves del informalismo español y la poesía, tanto en ediciones de otros autores, tales Palazuelo y Millares, cuanto en la suya propia.

Alfonso de la Torre, crítico de arte y comisario de exposiciones, Vicepresidente de la Fundación Citoler, miembro de AECA y AICA, es un fino observador de la creación plástica y poética de lo que ha dado rendida cuenta en una copiosa bibliografía. Conferenciante y agitador cultural, recupera pasado al tiempo que avanza futuro.

Our website is protected by DMC Firewall!