Vivía tan en silencio, tan discreto en su pasar, que nos ha cogido por sorpresa la noticia de su muerte, tras una caída y un posterior derrame cerebral, el 7 de abril: “Colecciono accidentes”, decía en uno de sus poemas. Para muchos, una sombra difusa, no confusa; para otros, una luz, una sonrisa que se desbordaba, adivinando lo que su interlocutor iba a requerirle. Cortés, cauto, natural, sobrio. Ningún asunto, intelectual o humano, le era ajeno.

Bernardino Martínez Hernando (Mansilla de las Mulas 1934-Madrid 2019), fue un todoterreno en el mundo del periodismo: columnista, redactor, editor, director de revistas y periódicos, directivo y bibliotecario de la APM, profesor titular de Redacción Periodística en la Complutense, 24 años. Autor de una treintena de títulos de ensayo y narrativa. Socrático, reunía a sus alumnos en su casa, para hablar de sus anhelos.

Estuvo presente en todo lo que olía a cultura. Nos encontrábamos en exposiciones, presentaciones de libros, conferencias, ruedas de prensa, lecturas, siempre la mano abierta y la sonrisa franca. Se formó en el Seminario Diocesano de León, lector voraz, obtuvo numerosos galardones, pero su valor estaba en la persona que supo construir: inmenso en su sencillez, elegante, cercano, lene, armónico, conciso, silente, sitibundo de todos los licores del espíritu; sosegado, culto, diáfano, mollar, inocente, irónico, limpio.

Publicó tres libros de poesía: Crónica de una nostalgia, Paráfrasis y Persecuciones, XV Premio Internacional de Poesía Antonio Oliver Belmás. En uno de sus poemas, concluye: “No se aleja el que parte”. Y no se aleja, “la lejanía concierne a los que quedan”. Nos queda su poesía, sus preguntas, sus conversaciones con Dios, el perfume de jazmín oculto de sus amores, su palabra, el amor, su epiqueya, su nostalgia:”¿Cómo era el mundo/cuando tú no estabas?”.

Dormirán el sueño de los justos sus ensayos, sus narraciones, sus años de docencia, porque “la lejanía concierne a los que quedan”. Permanecerá el rigor rilkeano de sus versos, la limpidez de su palabra, la vibración de su armonía: “El mar y yo tenemos/ un corazón unánime/ tan lejos del vacío...” O “Cuando sangre la carne del último horizonte/ lanza el grito, vigía./Todo es por fin inútil/ y podrás alojar definitivamente/ tu penúltima vida”.

El maestro de tantos periodistas, el despertador de conciencias, el discente hambriento hasta el extremo; “Bernar”, la sonrisa sin jerarquías, el amigo cordial y entregado sin esfuerzo se ha cambiado a otro mundo, pero ya nos aleccionó que “No se aleja el que parte”. ¡Sit tibi terra levis!

 

Tomás Paredes

                                                                                                   Presidente de AICA Spain

 

 

VISITAS AECA

2776396
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
202
1454
4202
2752869
28815
48007
2776396
DMC Firewall is a Joomla Security extension!