PISONERO, “COMO UN LUCIFER

VESPERTINO”

 

Hay en esta Asociación Española de Críticos de Arte, un ramo cumplido y variado de poetas- Carlos Murciano, el príncipe del soneto; Carmen Pallarés, el alto vuelo de una libélula de ascuas; Jesús Cobo, cisne toledano; Carmen Bermúdez, Antonio Leyva, Gianna Prodan, Julia Sáez-Angulo o Encarnación Pisonero- , incluso más, pero cito a vuela pluma los que creo más editados.

En su colección “Rubí de poesía”, Ediciones Dauro acaba de publicar Como un lucifer vespertino de Encarnación Pisonero o Scardanelii o “sonrisa que se pierde en risa”, que dice el mágico soneto lírico de Juan Ramón. ¿Y qué atesora este Lucifer Pisonero? Un homenaje intenso, tibar, ardiente, hondo, almo a Juan Eduardo Cirlot ¡Quién sueña con espadas al oír el nombre de Cirlot, es de confianza, sabe de qué habla!

Es un poemario armado en tres calas. La primera evoca la figura del poeta en 28 sueños encadenados- “un sueño por cada una de las letras del alfabeto hebrero”- La segunda, “Al Dictado”, reúne 22 poemas, que parten de un verso de Cirlot, para cumplir el sueño de sentarse en el centro de un topacio: su corazón musical atormentado. La última, otros 22 poemas, sueños “a modo de”, escribiendo en cursiva los versos de que se sirve de la autoría de Cirlot ¡Un festival de dagas y jazmines!

¿Poemas en prosa? Más bien, prosa que exige la poesía, que no es arbitraria, sino exacta. Creo sentir que, aun atándose a Juan Eduardo Cirlot, nunca ha sido tan libre, tan inclemente, tan concreta, tan real, tan hermosa la poesía de Pisonero como lo es en esta empresa. Los ojos de Quevedo hablaban despiertos “al sueño de la vida”, del sueño de la vida habla en sueños Pisonero.

Los poemarios no admiten crítica, pueden debatirse, pero o se les ensalza, porque contienen poesía, o se les silencia porque la ignoran. No vale citar unos versos sueltos, ¡que los hay memorables!, sino invitar a sumergirse en este fastigio de la imaginación y la palabra, en la fidelidad a los cantos de la tribu.

Ni se arrepiente la poeta de esta devoción cirlotiana, ni se arrepentirá quien decida bañarse en estas aguas y estas turbulencias de un volcán de seda y sueño, exuberante y orgiástico como el mundo de Cirlot. Pisonero es autora de una amplia bibliografía, tanto poética como ensayística, pero da igual lo que haya escrito antes, ahora estamos en esta tela de araña de sueños, en este desafío, en este reto que la poeta se pone y nos brinda. ¡Quién no recoja el guante de Pisonero o ha dimitido o está en proceso de hacerlo!

                                                                                                                   Tomás Paredes

                                                                                                                Miembro de AICA

VISITAS AECA

2953085
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
979
1643
979
2930698
19508
34539
2953085
DMC Firewall is a Joomla Security extension!