La obra onírica de Irene González

AECA y AICA: Satoru Yamada

 

      Últimamente he visto artistas jóvenes que buscan un estilo peculiar o que emplean materiales muy raros para diferenciarse de otros artistas. Pero cuando observo el arte de Irene, me ayuda a recordar que la obra primeramente tiene que ser no espectáculo, sino arte, y que el papel y el carboncillo son suficientes para crear arte.

        Irene Gonzáles is dibujante que nace en Málaga en 1988, licenciada en Bellas Artes de Granada en 2011 y terminada el máster de dibujo en la misma universidad, ha participado en varias exposiciónes colectivas desde “Exposición Internacional de jóvenes artistas del Fondo Vladimir Spivakov” en Moscú en 2006 y en unas exposicions individuales hasta “Perseveraciones en la propia memoria” celebrada en la Galería Silvestre en Madrid en 2018.

        Irene consigue la luz leve y sofisticada sólo con el carboncillo. Y afirma: “no es que quiera hacer dibujo con carbón toda mi vida”, pero de momento está muy contenta si utilizo carboncillo. Asegura que ese estilo tan simple es muy “íntimo” para ella. 

        Creo que hace unos años no le interesaba mucho lograr esa luz, sino dibujar la cara entera de los niños, la estructura de barras para juegos infantiles y otras cosas con marchamo denso y misterioso. Esa serie no tiene luz suave y el ambiente es muy denso, tal una escena de película de terror.

Pero ha experimentado un cambiado desde que se empeñó en captar la luz. En sus trabajos por medio del carboncillo, comenzó su exigencia de captar lo invisible. Este reto ha dado elegancia a su obra. En su dibujo siempre hay juego de luz y sombra, como una obra en la que aparece la luz por la ventana, reflejada en la pared.

       En esta ocasión presento a los lectores su serie de retratos de chicas. No aparece la imagen entera, una parte siempre está escondida por la pared o el marco de la ventana. En general, ellas están en el espacio donde no hay nada, donde no hay nadie, ni padre, ni madre. Están solas. Siempre hay cierta distancia entre los espectadores y las figuras. La sensación de soledad y voyeurismo nos produce una ilusión como si estuviera en otra dimensión. Al primer golpe de vista, parece sólo una obra figurativa más, pero su icono nos invita a entrar en su mundo onírico e irracional.

    No obstante, esta sensación me resulta familiar. Me di cuenta después de la conversación con la dibujante; “Cuando era joven, siempre veía muchas películas en blanco y negro. Me gusta “El enemigo público” dirigida por William A. Wellman, pero sobre todo las obras de Ernst Lubitch, me encanta.”

        Ambos directores influyeron al maestro cinematográfico japonés Ozu Yasujirō. Lubitch es el director a quien le gustaba la cámara objetiva más que la subjetiva. Producía cierta distancia entre los personajes y los espectadores y vemos su obra como la de un observador. Ozu Yasujirō sublima la influencia de Lubitch en su propio estilo. Ozu, “Cuentos de Tokio”, cuando rueda la escena en casa, ubica a los actores en composición muy geométrica y coloca la cámara desde punto de vista fijo, un poco lejos y muy bajo. Sofisticadamente producía la sensación de voyeurismo. Otro maestro Mizoguchi Kenji también empleaba la cámara con distancia. Puede que la sensación de distancia entre los personajes y los espectadores forme parte de la estética japonesa.

      Irene hace lo mismo. En la composición geométrica calculada, crea la sensación de distancia entre personaje y espectador. En la película, como hay una secuencia para narrar, los actores tiene que aparecer y conversar, pero Irene, tiene que mostrarlo todo en un papel, por eso decidió ocultar el gesto o una parte del cuerpo y quitar los objetos todo lo posible, además capta la imagen instantánea a la vista, pero sin sensación de movimiento en la obra. Eso funciona para que nosotros mismos lleguemos al fondo de la historia, interpretando el cuadro.

      El carboncillo sobre papel no es insólito como material, pero con esa técnica consigue que su trabajo sea muy fresco. Estaré muy atento a su evolución, seguiré esta obra que pienso tiene un gran futuro.

 

Foto de la obra: ©︎Irene González

VISITAS AECA

3140130
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
943
747
1690
3120111
22821
43331
3140130
Our website is protected by DMC Firewall!