PEQUEÑAS  CHARLAS  CON…

CINCO  PREGUNTAS  A  TOMÁS PAREDES

Gianna Prodan

 

Imposible resumir aunque brevemente el curriculum de Tomás Paredes. Baste recordar sus licenciaturas en Derecho, Historia del Arte e Historia antigua. Crítico de arte de larga experiencia es incansable frecuentador de galerías. Jurado de las más importantes exposiciones nacionales, interesante conferenciante y conversador que siempre sabe introducir en sus palabras una nota culta y precisa, recuerda con particular agradecimiento la sólida formación recibida en El Escorial por los Curas Agustinos quienes primero abrieron sus ojos al mundo de la estética..Su compromiso con la cultura y con el arte ha sido y es la constante absoluta de su vida. Desde 2009 es presidente de AMCA y de AECA desde 2012.

 

Pero no menos importante en su vida es el mundo de la poesía de la que posee una amplísima biblioteca y que, en mi opinión, incide profundamente en su personalidad humana.

 

 

1) En tu opinión ¿qué le pasa a nuestra sociedad en este momento en el que, mientras se ha universalizado completamente el derecho a la enseñanza, asistimos al extraño fenómeno que el público, incluyendo naturalmente a los más jóvenes, no solo parece desinteresarse sino hasta huir de la cultura? 

No se lee. Estamos en la exaltación de la imagen, en el corta y pega, internet es Dios y los imbéciles que lo creen a pies juntillas sus profetas. Se confunde cultura y espectáculo, ocio, diversión y aparece el analfabetismo potencial. Se habla de industrias culturales, ¡Qué horror! La cultura no es una industria, es el instrumento que los hombres nos hemos dado para vivir con cierta dignidad y altura de miras. Se tergiversa información y pensamiento. ¿Qué interesa ahora? Salvo excepciones: el futbol, la gastronomía, el vino, los viajes, la tv, la electrónica. No el arte, ni la poesía, incluso el cine ha dimitido y la tecnología se ha comido su alma. La ciudadanía que confía en Wikipedia cree que no es preciso aprender nada, allí tiene toda la información que va a necesitar. No se lee, no se mira, no se dialoga. Es la época del no: el no-lugar, la no-obra, la no-conferencia, el no-arte. La lectura es la madre de la libertad, alufrar con hurmiento, “aprender a ver es de todas las artes la de más largo aprendizaje”, decía Jules de Goncourt ¡ Gianna, no sólo los jóvenes, por desgracia! 

2) En cierta entrevista definiste al arte como elitista y minoritario por su misma naturaleza, opinión que compartimos entre muchos. Pero actualmente se está imponiendo como valor absoluto el criterio de su imprescindible democratización. ¿Cómo crees que se puede conjugar la esencia elitista y minoritaria de la cultura y del arte con su democratización y consiguiente universalización y, al final, masificación? 

En este mundo de la confusión total, nada se libra de ello. La democracia es ahora confusa, llena de adjetivos : consultiva,  participativa, verdadera, popular...Es pura mandanga. Si los políticos reciben un voto eso es un apoderamiento para hacer lo que prometen; consultar lo que hacen, en minorías, es abdicar de su responsabilidad. Es ningunear a quien le ha votado. El arte siempre ha sido de minorías, que pretendían culturizar mayorías, que es una loable pretensión. La libertad por encima de todo. Yo soy liberal, es decir: el fin nunca justifica los medios, el otro siempre puede tener razón, no juzguemos nada desde nuestros prejuicios, todo lo posible no es legítimo. ¡No olvidemos al hombre, en nombre de la humanidad! Los comunistas, con su horripilante herencia, siempre han querido salvar a la humanidad, ignorando al hombre. Los que utilizan técnicas de manejo de masas son reaccionarios y dictadores potenciales. Si pretendemos imponer lo que sea, no debe ser forzado, por más que sea beneficioso. Hay que hacerlo a través de alternativas a otras propuestas, con oferta de calidad, con sentido, con convicción, con transparencia. Ni prohibir, ni imponer: convencer, seducir. 

3) Desde tu afición a la poesía ¿cómo defenderías su esencia en función de su absoluta necesidad para la maduración del pensamiento y hasta de nuestra calidad humana? 

Para Herberto Helder: “de poesía nao se fala, a poesía se faz”. Pero, entro gustoso al trapo, porque eres poeta. Una de las definiciones más hermosas de poesía es la de  Lezama Lima: “la poesía es un caracol nocturno en un rectángulo de agua”. Es decir, la sublime belleza del pensamiento ajeno a la utilidad. La inteligencia al servicio de la entidad que determina. Millones de hombres viven sin sentir la música, sin conocer la poesía. Y han podido vivir felices. Pero, de haber sentido y gozado esas artes, hubieran vivido de otra manera. Para Umberto Eco, “un intelectual es quien dice lo que no todo el mundo ve”. No todos los seres son intelectuales, ni artistas, a pesar de lo que pregona algún vegano inane de nuestro gremio. La sociedad se compone de una pluralidad y necesita de todos. El gran error es creer que todo el mundo tiene que ser universitario, artista, poeta o pollero. Sin mitificar el término, la poesía es claridad, hasta la más hermética (Montale, Stevens, Valèry), y la claridad siempre ilumina. No sirve para nada pero es imprescindible. Nos hace vivir de otra manera, elegante, ardida, identitaria. Y nos enseña lo que no todos vemos. Ejemplos: ¿quién ve el amor con la pureza y el ardor que lo vivía Juan de Yepes? ¿Todo el mundo está capacitado para el amor y el desamor como lo viven Lorca o Alcalá-Zamora? Hoy, en el reino del caos, la poesía se confunde con la autoayuda y muchos jóvenes que tienen a Baudelaire por bandera, hacen lo que critica el francés. La poesía es ese relámpago que hace de la noche un océano de luz. ¿Es razonable que en España se publiquen al año diez mil libros de poesía? El poeta es un hombre de pensamiento, aunque su calidad humana no iguale a este: miles de ejemplos: Verlaine, Rimbaud, Eliot, Neruda... La poesía limpia al hombre, lo proyecta hacia su ser. La poesía ordena, funda... 

4) ¿Cómo ves la actual situación de la cultura y del arte en España? 

Mal, como ha sido habitual, con escasos lapsos de tiempo: los siglos de oro, con una pléyade de genios y el primer tercio del siglo XX. Nunca tuvo un poso cultural la sociedad española, nunca. Con las salvedades personales que se quiera. Hemos sido pasionales, arbitrarios, mediterráneos, con un estilo de vida, que se diferencia de casi todos, y en ese estilo de vida, la cultura no tenía peso. ¡Como ahora! ¿Qué político, o no político, puede estar hoy hablando dos horas, como hacía Azaña, sin un papel, hilando un discurso limpio, feraz, sin anacolutos? Sin lectura no puede haber cultura. Ni sin arte.  El arte debe tener una mínima adhesión emotiva, no es arte lo que yo digo que es arte. Eso es un subterfugio de pillos y somos la cuna de Rinconete y Cortadillo. La derecha, a lo suyo. La pretendía izquierda habla “de gente”, no del hombre, ni de cultura. ¡Cómo va a estar entonces la cultura? ¡Hecha unos zorros! Decir ahora, desde la Academia de San Fernando, que Goya era antitaurino, ¿qué significa? ¡Petulancia, ignorancia, vagancia, veganía barata, miseria intelectual y oportunismo! 

¿Qué tiene que ver el arte con el postureo, con el espectáculo, con la zafiedad, con la estulticia, con tus preferencias sexuales? ¡Nada!. Pues eso, nada, no veo cultura ni arte, veo nada. Hombrecillos que se mueven con la creencia de que son gigantes. Faltan artistas, faltan profesionales, falta crítica, falta arte, en el que autor y espectador se reconozca. En ABC de 3.IV.16, afirmaba Gregorio Marañón: “Cultura es todo”. No estoy de acuerdo. El botellón, los espectáculos de masas, el emborracharse, el fútbol, el deporte, el veganismo, no son cultura, son otra cosa. 

5) ¿Cuáles crees que han sido las causas por las que hemos llegado al actual estado de desinterés? y, en tu opinión, ¿cómo se podría solucionar este problema? 

Las causas son eternas y recientes, nunca ha significado nada la cultura para España. Lo cual no quiere decir que no la produjera.  Le anunciaron a don Pío Baroja que se iba a publicar un nuevo periódico que se iba a llamar “El pensamiento navarro”. Y dijo don Pío.” ¡Pensamiento y navarro, no puede ser!”. Las causas son históricas y actuales. Pero, el victimismo no arregla nada. Hoy la respuesta más común es: “¡eso se arregla con la escuela, con la enseñanza!”. Mas, ¿qué hacemos mientras tanto?: ofertar, ofertar cultura, la oferta de cultura, está contrastado, crea demanda. La actitud de los partidos políticos ante la enseñanza es patética, como el buenismo de la Sra. Carmena, que manda cartas placebo a quienes no las leen. La cultura necesita capacidad, claridad, rotundidad, oferta, oferta, oferta, más importante que el dinero. No adoctrinamiento. Generosidad, persistencia, convicción, libertad.  Y así como las variaciones de Satie. 

6) Una última opinión estoy tentada solicitarte excediendo un poco del formato de estas pequeñas charlas de tan solo cinco preguntas ¿cómo ves, el encaje social tanto en el presente así como en el más próximo futuro, de las asociaciones de críticos de arte, de artistas o de escritores en ese ambiente de tan agudo desinterés para con la cultura?

¡Como un reducto, hasta que dure! Nuestros conciudadanos y colegas, sin la temeridad de generalizar, no buscan comunicación, diálogo o debate, sino un carnet. Aquellas reuniones de intelectuales que eran capaces de un duelo por una palabra más subida de tono que otra, están muertas. Cuando nos reunimos en AICA, no se habla de arte, sino de estatutos, de cómo consagrar al presidente, de cómo controlar los consejos de administración para ir por la senda que marca la dirección ejecutiva. En AECA también ocurre. Me hubiera gustado conseguir un núcleo en perpetuo debate, de libros, obras y autores, pero no lo he sabido hacer. Pienso que son organizaciones necesarias, positivas, pero de enigmático porvenir ¡Dónde la cultura no cuenta, cómo va a contar una organización con fines culturales? No hay tradición, no hay utilidad para los organismos institucionales y lo que no es útil acaba desapareciendo. ¡Eso sí, mientras exista, trataré por todos los medios de no perder la dignidad! Sólo una entidad oficial ha pedido un miembro a AECA para un jurado. El Ministerio, la Comunidad, el Ayuntamiento, están de espaldas al asociacionismo que no se político, ocupa, agitpro.

VISITAS AECA

1601662
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
1100
635
3566
1579677
32623
42850
1601662
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd