ENTREVISTA A LUSCINDA BERRIOBEÑA BARBA, CON MOTIVO DE LA EXPOSICIÓN HOMENAJE A SU PADRE, EL PINTOR IGNACIO BERRIOBEÑA.

Ignacio Berriobeña, fallecido en marzo del 2016, fue un pintor con mayúscula, de los pocos que tenemos entre nuestros contemporáneos, que no se promocionó, tal vez porque estaba seguro de su valía y no era amigo de hacer concesiones "a cambio de". Pintor originalísimo, cuya obra refleja un mundo interior muy rico, que no se deducía en apariencia, pero que en sus cuadros está, para quien quiera verlo.

Me hubiera gustado tener una larga conversación con él que, por circunstancias ajenas a mi voluntad, no pudo ser, así que he pensado entablar ese dialogo con su hija Luscinda, que estudió Bellas Artes y ha expuesto en algunas colectivas.

- ¿Hablaba Ignacio, con su mujer y/ o sus hijos, sobre pintura? ¿Era algo habitual u ocasional? No hablaba mucho con nosotros sobre pintura. Le gustaba más hacerlo con sus compañeros o con otros pintores cuando coincidía con ellos, en esas ocasiones sí le gustaba explayarse. Con nosotros ocasionalmente… con motivo de la inauguración de alguna exposición, o cuando en el telediario había alguna información sobre pintura. Recuerdo que siempre ponía el grito en el cielo cuando había noticias sobre la restauración de algún cuadro del Prado, para él siempre estaban mal hechas, decía que le habían quitado el alma al cuadro, que ya no era el mismo…

 

- ¿Comentaba algo sobre el simbolismo o la intención de lo reflejado en sus cuadros? Mi padre siempre decía que cada uno tenía que encontrar el significado que para él suponía el cuadro. Era mucho de contestar a preguntas como ¿qué significa esto o aquello? con  otra pregunta ¿para ti qué significa? A mi marido, que un día le pregunto sobre lo que estaba pintando, le dijo… pues si te lo tengo que explicar, mal vamos… No le gustaba explicar sobre lo que pintaba. Sólo en alguna ocasión, en el proceso de creación podías oírle hablar sobre la idea que quería pintar, pero una vez pintado el cuadro, ya no había manera…

- Además de Goya, Velázquez y el Bosco, influencias notorias en su obra, ¿tenía algún otro maestro o preferencia del que hablase? Así en concreto no, sin embargo le gustaba ir al Prado para ver a los grandes maestros. De cada uno destacaba algo que le impresionaba, también le gustaban Murillo, El Greco, Rembrand, Ribera, Rubens… Sus profesores, mi abuelo Juan Barba, y López Alegría le influenciaron y le hicieron amar la pintura y a estos grandes autores.

- Tu abuelo materno, el pintor Juan Barba, que alcanzó notoriedad, especialmente en los retratos y murales, ¿tuvo influencia en la obra de tu padre? Sí, mucha. Con el aprendió desde su juventud. Mis dos abuelos eran amigos y desde muy joven su padre le llevó al estudio de mi abuelo Juan para que le enseñara a pintar. De él aprendió técnica y sobre todo a amar la pintura como obra de arte. Tenían los dos un  mismo ideal, aunque diferentes maneras de expresarlo. A mi padre siempre le maravilló el mural que pintó mi abuelo en la Cripta de la Iglesia de Santa Rita, esa gran obra de arte que tenemos en Madrid, a pesar de ser muy poco conocida.


- El mundo del teatro, como representación y denuncia, aparece con frecuencia en sus cuadros, ¿Era aficionado al teatro? ¿Leía a los clásicos griegos? Realmente no solía ir mucho al teatro. Mi padre era muy casero, le gustaba disfrutar de la familia y su estudio, donde se pasaba horas y horas pintando, salvo sus últimos años. El tema recurrente del teatro venía por la idea de cómo veía él el Mundo… con sus personajes ficticios, sus máscaras, una realidad que no es real, sino inventada, una farsa al fin y al cabo…

- ¿Alguna vez opinó sobre el rumbo que estaba tomando el arte en los últimos años? Sí, no le gustaba. El hecho de que dejara de presentar su obra a Premios era por ese motivo, decía que ahora la pintura que se hacía no iba con él, que no le decía nada. Veía que todos los Premios de pintura los ganaba gente joven con una manera de pintar muy diferente a la suya, y por eso ni siquiera presentaba obras, porque decía que para qué, si ahora gustaba otro tipo de pintura…Estaba muy desencantado con ese tema.

- ¿Hay alguna razón por la que realizase tan pocas exposiciones individuales, teniendo tanta obra y siendo tan gran pintor? A mi padre le gustaba pintar, plasmar su mundo en los lienzos y tablas. Para él pintar era una necesidad vital. Como te dije antes mi padre era muy casero y eso de las exposiciones para él suponía mucho esfuerzo. Además ya sabes que tampoco es tan fácil exponer en una sala. Siempre que se lo propusieron aceptó, pero él por iniciativa propia nunca lo tenía en mente.

- ¿Cuáles eran sus lecturas preferidas? Iba por épocas, le gustaba mucho leer filosofía y poesía clásica, aunque  últimamente se decantaba más por libros sobre numerología, cartas astrales y astrología. Y eso sí, siempre que llegaba a sus manos algún artículo sobre Velázquez, Goya o algún otro clásico lo devoraba inmediatamente.

- ¿Le obsesionaba el problema del bien y del mal, al estilo goethiano? No sé si llegaba a obsesionarle, pero sí lo tenía muy presente en la vida, y en su obra está patente la lucha entre ambos.

- ¿Qué temas consideras los más repetidos en sus obras? Sin duda el teatro, como has dicho antes es un tema muy recurrente en toda su obra. Teatro como algo inventado que no es real, que esconde una realidad que los que están observando la representación no pueden ver. Diría que la farsa en todas sus expresiones está muy presente en toda su obra. Otro es la Tierra, como planeta donde habitamos y su influencia en nosotros, o su dudoso futuro… El globo terráqueo podemos verlo en muchos de sus cuadros, mismamente en algunas de las obras expuestas ahora en Ra de Rey, hay varios cuadros con una bola del Mundo. Es un elemento que le encantaba a mi padre. Y que más… muchas escenas cotidianas, pero que no parecen tales debido a los personajes que las llevan a cabo, sin embargo si te fijas sus títulos son sencillos, el baño, el recreo, la sala dividida…, También la religión o misticismo es un tema que aparece en sus cuadros, un ejemplo lo tenemos en El beso de Judas, obra incluida en la exposición actual, y cómo no, la crueldad humana.

-¿Por qué el predominio de mascaras de nos parecen pájaros, reptiles o caballos? Desde sus comienzos, en sus primeras creaciones ya aparecían estas máscaras. Yo creo que nadie le preguntaba el porqué de esas máscaras porque era intrínseco a su obra. Pero mi madre recuerda lo que le decía sobre ellas, son sinónimo de la falsedad de la humanidad, de cómo nadie somos los que aparentamos. Sin embargo podemos diferenciar que en algunos cuadros la máscara ya no es tal, sino que forma parte del personaje, de su anatomía. En otros, efectivamente son máscaras, y mi padre lo deja bien claro, ya que se ve el rostro humano debajo de la máscara, y como ésta se mantiene sujeta con una goma por detrás... En definitiva como dije antes son personajes que realizan acciones comunes, pero cuyo rostro no es humano (ya sea máscara o no), por ejemplo en “El pintor” o “El pájaro” los personajes tienen rostros no humanos, y en ellos no se atisba máscara alguna…

- ¿Sobre qué tema realizó su tesis doctoral? ¿Realizó otros escritos? Su Tesis la realizó en Sevilla, mientras estaba de profesor en la Facultad de Bellas Artes, y fue sobre el proceso de investigación y creación artística de un grabado realizado en aluminio endurecido, utilizando técnicas de punta seca, resinas y vibrador eléctrico. Además de su Tesis, realizó más trabajos de investigación a lo largo de su carrera, siempre dentro del ámbito universitario.

- Berriobeña fue catedrático de Grabado en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla y catedrático de Dibujo del Natural en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, ¿formaste parte de sus alumnos? No, aunque me hubiera gustado, pero yo siempre quise quedarme al margen, en el sentido de que no quería verme beneficiada por ser la hija de…

- ¿Quienes fueron sus amigos dentro del mundo del arte? Compañeros de promoción sobre todo, con ellos seguía manteniendo contacto a pesar del tiempo, ya que todos los años organizaban una cena de encuentro y han hecho alguna exposición colectiva juntos. También  profesores de otras Facultades de Bellas Artes, especialmente de Sevilla, en donde estuvo tanto tiempo. También fueron amigos suyos Juan Alcalde con el que coincidió en Paris, mientras mi padre estaba allí con la beca de ampliación de estudios de Grabado, Mario Nosti, Antonio Marcoida, …

- ¿A quién enseñaba los  cuadros en su Estudio? No era muy de enseñar el estudio… Solíamos ir la familia sobre todo, ahí es en el único momento, como te dije antes, que éramos capaces de sacar algo del significado de lo que estaba pintando. A veces algún amigo pintor también, y en ocasiones contadas alguien interesado en comprar alguna obra, acompañado de algún amigo en común. Pero el estudio no lo ha tenido siempre. Casi siempre mi padre tuvo su estudio en casa, aquella habitación en donde pintaba y a la que nosotros entrábamos cuando éramos pequeños a mirar como trabajaba. En todas las casas en las que hemos vivido había una habitación en exclusividad para su obra y en la que pintar.

- ¿Sabes, aproximadamente, cuál fue su producción pictórica, al margen de los grabados? Ni idea… No podemos saber cuántas obras tiene, porque él nunca las contó y nosotros por el momento tampoco lo hemos hecho, aunque habrá que hacerlo, sin duda. Ahora que él no está nos hemos dado cuenta que es un trabajo a realizar, y además laborioso, porque su estudio está repleto de cuadros de todos los tamaños, grandes, pequeños, medianos… No te puedo decir una cifra pero muchos, ya que la pintura era su vida y como dice mi madre, su amante.

- ¿Habéis pensado en el futuro de su obra? Todavía es muy pronto, no ha pasado ni un año desde que murió y como nos ha pillado de improviso estamos un poco que no sabemos por dónde empezar… está claro que hay que catalogar y por supuesto mantener la obra como le gustaría a él que lo hiciéramos. Eso sí que nos lo había dicho alguna vez últimamente… “mantened el estudio”, y por supuesto que vamos a hacerlo. Es lo que quería. ¡Ojala algún día su obra sea reconocida como se merece! Nosotros vamos a intentar mover las cosas a ver si damos con la tecla adecuada y el engranaje comienza a rodar. Sabemos que es difícil, pero se lo debemos a él. Sus personajes y su mundo deben salir a la luz y seguir sorprendiendo a la gente.         
                                                                                                                      Scardanelli.*

Notas: Scardanelli es el nombre que utiliza la poeta Encarnación Pisonero para los textos sobre artes plásticas. La autora es miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte, (A.I.C.A.), también de (A.E.C.A. y  A.M.C.A., Española y Madrileña respectivamente). www.encarnacionpisonero.com

 

EXPOSICIÓN HOMENAJE A IGNACIO BERRIOBEÑA (1941-2016). Ra del Rey. Espacio para las Artes, del 12 de enero al 9 de febrero. c/ Reina, 11. Madrid

VISITAS AECA

1779503
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
239
961
2976
1757734
26217
39406
1779503
Our website is protected by DMC Firewall!