Jiménez-Balaguer

Acabo de recibir un recordatorio de la familia, en el que se comunica su muerte el día 16 de abril, a los 87 años, en Boulogne-Billancourt. Jiménez-Balaguer fue un espíritu noble, creativo, sólido, sobrio, existencialista, nefelibata, profundo ...

Lorenzo Jiménez-Balaguer, Hospitalet de Llobregat 1928, estudió en la Lonja de Artes y Oficios de Barcelona. Se traslada unos años aValencia, donde modela la arcilla y practica la cerámica. Evoluciona desde la figuración a la abstracción lírica, terminando en la pintura matérica, o como escribió Paule Gauthier, en el “meta-materialismo”.

1955 fue el año de su eclosión, con cuatro exposiciones: Sur de Santander, Galerías Layetanas de Barcelona, Ripoll y aún en Barcelona. En 1956 expondría en Clan de Madrid, relacionándose con Millares, y en 1957 marcha a Paris, con María Teresa Andreu, residiendo desde entonces en la capital francesa, donde hará su primera individual en 1959.

En 1960, José María Moreno Galván le consideró uno de los mejores veinte artistas del expresionismo abstracto. En 1977, realizógrandes murales para el Centre Hopitalier de Creil. Su obra fue adornándose de carácter existencial y de espiritualidad. A la pintura imbricó cuerdas, ramas, troncos y otros objetos, considerándole un representante del “art autre” que preconizaba Michel Tapié, más tarde le defendió Pierre Restany.

Le conocí de mano de Claude Samuel y luego en innumerables ocasiones con el grupo de españoles en París: Clavé, Orlando Pelayo, Vilató, Guansé, Subirá-Puig, Canés, Pere Pagés, Carmelo Castellanos.

Le extorsionaron al principio y no tuvo un despegue fácil, pero su fuerza creativa y su rabia le hicieron poder con todo. Luis Callejo de Calart fue otro de los fieles, exponiéndole en Ginebra y La Granja. En 1994, participó en la muestra “Transterrat”, organizada por la Generalitat de Cataluña. Expuso con Lina Davidov, en Rayuela, en la Fundación Artecovi y en el homenaje a Antonio Guansé; en EE.UU. y capitales de Europa.

Después de 55 años sin exponer en su tierra natal, en 2012, la Fundació Vila Casas le hizo una muestra que era un guiño a una suerte de reconciliación. Pocos días ha recibí, el catálogo de la exposición que tiene abierta en el Museo de Montserrat: “Alló sagrat”.

Catalán y español en París, mantuvo una tensa relación con Cataluña. En una exposición al final de los cincuenta, III Salón Revista. Joven pintura catalana, el responsable J.J. Tharrats, le excluyó del conjunto alegando que el apellido Jiménez no era catalán. Después habría otros desencuentros sonrojantes, que conozco de primera mano.

Un tanto nervioso, irónico, cordial, silente, no reía con facilidad, pero cuando lo hacía, daba un toque festivo a su gravedad habitual que aumentaba sus gafas de pasta negra. Fue un creador con un mundo propio, duro y puro, a quien no facilitaron las cosas.

Escribió manifiestos y textos porque su espíritu intelectual le exigía un compromiso con la creación plástica y la decencia cívica. Algún día habrá que recuperar esta obra, silenciada a conciencia en su tiempo y en su cuna, que supieron ver y defender J. Mª Moreno Galván, Juan Eduardo Cirlot, Cesáreo Rodríguez Aguilera, Sebastiá Gach, Sánchez Camargo, Xuriguera, Pérez-Guerra o yo mismo, que seguí su trabajo, con admiración y amistad, en los últimos 30 años.

En Montserrat, apenas dos meses, manifestaba: “La obra tiene que ser el espejo de lo que nosotros pensamos…Debemos creer. Yo creo en la valentía de creer en nuestros sueños y sobre todo de realizarlos para alcanzar la realización completa de uno mismo”. Al maestro y al amigo, al poeta azul de las ramas y las cuerdas: ¡sit tibi terra levis!

Tomás Paredes

Presidente de AICA Spain

VISITAS AECA

2917504
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
225
1171
1396
2898693
18466
37920
2917504
DMC Firewall is a Joomla Security extension!