Roberto Velazquez

El pasado jueves, 3 de septiembre, fallecía, en Madrid, a los sesenta y seis años, Rober-to Velázquez, exdirector General de la Fundación Telefónica y destacado profesional del mundo de la comunicación y la cultura. Un cáncer terminaba con su vida.

Roberto Velázquez Martín, Oviedo 1949, estudió Derecho y Periodismo, no en balde era hijo de periodista- su padre, Robín, fue director de La Voz de Asturias- vocación que nunca abandonaría. Fue redactor jefe en ABC, trabajó en Efe y dirigió la comunicación corporativa del Banco Exterior, Telefónica, Iberia y en la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.

En Telefónica lo fue casi todo: director de la Fundación Arte y Tecnología y Director General de la Fundación Telefónica, cosechando un gran éxito con su gestión. De 2004 a 2013 dirigió la empresa Alerto Gestión Sociocultural, que el mismo había fundado. En los últimos años impartió clases de Periodismo en la Universidad Carlos III.

Con ser mucho, no es lo determinante de su trayectoria. Lo mejor de Roberto Velázquez fue su personalidad y su capacidad, sus dotes para organizar, estructurar y generar pensamiento. Su facilidad para expresarse en público. Su sentido ético y de la amistad. Rehabilitó la figura del pintor Luis Fernández. Suya fue la idea de recuperar para nuestro patrimonio la obra de artistas que vivían fuera de España, exiliados políticos o existencia-les, como Blanchard, Domínguez, Bores, Viñes, Ginés Parra, Peinado, Clavé, Subirá-Puig, Vilató...

Aún, intentó hacer una colección de pintura de la Escuela de Madrid y aledaños, con obras de Solana, Pancho Cossío, Quirós, Vázquez Díaz, Ortega Muñoz, García Ochoa, Álvaro Delgado, San José, Martínez Novillo, Redondela, Menchu Gal...Pero cuando de-jó la Fundación, todo varió y vinieron otros con otras ideas. De todo ello hay exposiciones, catálogos, patrimonio y otras huellas que lo testimonian. Era miembro de la Asociación Española de Críticos de Arte, organizando numerosas exposiciones.

Escribía con decoro y sin afectación, pero era insuperable en la organización y en la comunicación oral. Leal y nítido en la amistad. Contrario a la intervención pública en la cultura, defendía una sociedad participativa, ética, laica, culta. Ayudó a tantos medios a proseguir su trabajo, a tantos profesionales artistas, humanistas o tecnológicos, que se hace difícil entender el silencio que se ha echado sobre su desaparición, por muy sobrio y modesto que fuera y aunque rehuyera los focos con insistencia.

Le conocí, le traté, intenté aprender de él y supe de sus valores y de su rectitud, de su efi -cacia y de su alergia a figurar. El trajo a Madrid valores como Ernesto Sábato, Nicanor Parra, Arden Quin, Yaacov Agam, Subirá-Puig..., ingenieros, economistas, gestores internacionales. Brillante conferenciante, cordial, sedoso, lúcido. Nuestras condolencias a Isabel Palomera y sus hijos.

                                                                                                                   Tomás Paredes

                                                                                        Presidente de AECA/AICA Spain

VISITAS AECA

2811122
Hoy
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
247
247
2797282
20954
42587
2811122
Our website is protected by DMC Firewall!