Carmen Valero

 

La escritora Julia Sáez-Angulo es la autora de “El paso al otro lado”, medio centenar de relatos que narran distintos suicidios, algunos de ellos auténticas adivinanzas sobre personajes reales e históricos. El libro, con ilustraciones de Juan Jiménez y un amplio prólogo informativo sobre la realidad del suicidio, por José Luis Pardo Cairo, ha sido publicado por Espacio Cultura Editores de A Coruña, ciudad en la que se presentará el libro próximamente.

La contraportada del libro toma una cita del escritor rumano francés: “Quien no se ha suicidado antes de los 25 años merece vivir para siempre”. El libro, de poco más de cien páginas, está dividido en dos partes: “Los muertos lejanos pasan con rapidez” y “El muerto cercano camina lentamente”. El libro está dedicado a la poeta Juana María Herce.

“A pesar de que la O.M.S. ha reconocido el suicidio como una prioridad de salud pública, y aún siendo conocido que se trata de la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 24 años en las sociedades occidentales, pocos son los recursos públicos que se dedican a la investigación y lucha contra esta auténtica patología. Si en España se dedican anualmente más de 25MM de euros a luchar contra la llamada “violencia de género”, que provoca cerca de 100 fallecimientos anuales, son prácticamente nulos los recursos destinados a evitar 4.000 muertes en el mismo período en nuestro país (España)por causa del suicidio”, escribe Pardo Cairo.

Julia Sáez Angulo (La Rioja, 1946), residente en Madrid. Licenciada en Derecho y Periodismo por la Universidad Complutense. Diplomada en Lengua y Civilización Francesa por la Sorbona (París) y Lengua Inglesa por el West London College de Londres. Ha ejercido como periodista en el campo de la cultura en diversos medios informativos españoles y extranjeros. Ha trabajado en el Gabinete de Prensa del Ministerio de Cultura. Dirección General de Bellas Artes (1980 – 2010).

Es autora de diez novelas, nueve libros de relatos, cinco biografías y numerosas monografías de arte y artistas.

El libro se abre con un poema de la autora, titulado “Signos y señales”

SIGNOS Y SEÑALES

La muerte avisa,

hace guiños persistentes

emite señales zalameras o crueles,

muecas coquetas o traicioneras,

lanza mensajes en lo cotidiano.

Hay infinitos testimonios literarios.

(El arte condensa mejor la vida)

 

¡Cuídate de los idus de Marzo!

advirtieron a Julio Cesar antes de ir al Senado,

según certifica Shakespeare.

Macbeth vio avanzar el bosque de Birnam

y al hombre nacido de un cadáver,

como le anunciaran las brujas.

No viviré dos días, avisó Sir Gawain,

 a los caballeros de la Tabla Redonda.

La crónica de una muerte anunciada

cristalizó en el crimen.

También los dioses llegan al ocaso.

Omina Mortis advierten los latinos.

Todo muere.

 

Hay que prestar atención a los signos,

a las señales sutiles, opacas o luminosas:

a la persistencia de un sueño,

a la maldición del malvado,

a la amenaza repetida,

al intento sucesivo y frustrado

a la caída inesperada,

a una tos que no se acaba,

a una herida que no cierra,

un desmayo, un desplome, el infarto…

 

La vida termina en instante fugaz.

El hilo es tan frágil que se rompe sin cortarlo.

El cuerpo vuelve al limo,

el espíritu vaga en la luz.

 

Hay que estar atentos a los signos de la Muerte,

recibirla con respeto y cauta mirada.

Una aliada misteriosa que llega y nos lleva

a la postrera aventura.

VISITAS AECA

1672553
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
El pasado mes
Total
153
1128
1281
1651840
33518
34594
1672553
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd